Una labor social por la juventud nacida del amor hacia un hijo

Juan Rioseras Aurensanz era un estudiante universitario de 19 años que en el año 2001 fue asesinado en Zaragoza por unos jóvenes procedentes de entornos socialmente vulnerables. Su asesinato, lejos de provocar en su madre una reacción tan humanamente comprensible como la cólera y las ansias de venganza, llevó a Elena Aurensanz Ortiz a acercarse a quienes habían acabado con la vida de su hijo. Con los años llegaría a haber un entendimiento y una conexión entre ellos.

Inspirada por el amor de su hijo, Elena decidió poner en marcha una entidad social con el nombre de este, con el fin de llegar a jóvenes provenientes de familias desestructuradas. Ofreciéndoles una relación cercana y amigable, la Fundación Juan Rioseras trata de transmitirles aquellos valores que contribuyen a una vida saludable y digna, individual y socialmente. La idea es conseguir, desde ese amor que inspiró la creación de la fundación, y con el apoyo de todos, un buen comportamiento de estos jóvenes.

Así pues, la finalidad social de la Fundación Juan Rioseras es transmitir valores humanos a través del amor para contribuir a la rehabilitación y reinserción social de jóvenes en conflicto con la ley y de aquellos que se encuentran en centros especiales de internamiento. El fin de sus intervenciones es que esos jóvenes puedan llegar a comprender el valor de la vida, tanto la suya como la de otros, y los beneficios que pueden obtener al reconducir sus ideas, creencias y motivaciones, dentro de un equilibrio y un orden individual y general.

Además, la fundación también colabora con aquellos jóvenes que han sido víctimas de malos tratos, agresión u otros tipos de violencia, para que consigan liberarse sanamente de sentimientos destructivos o perjudiciales para su desarrollo y desenvolvimiento personal y social.

Para llevar a buen puerto esta misión, la Fundación Juan Rioseras tiene dos líneas de trabajo principales, que se materializan a través de sendos proyectos: Raenio y Juaniko’s. El primero surgió a raíz de la publicación, en el año 2006 –antes del nacimiento de la propia organización-, de un libro titulado igual que el proyecto. Después llegaría una segunda edición, y más adelante la publicación de un nuevo libro, ‘Amor después de la muerte’.

Gracias a los beneficios obtenidos con la venta de estas obras se pudo crear un fondo que permitió el alumbramiento de la Fundación Juan Rioseras y dar continuidad al propio Proyecto Raenio, a través del que se han seguido editando libros y cuentos que reflejan valores de buen comportamiento y aceptación del ser humano. Con ellos se ha hecho una labor de divulgación mediante la donación de estos volúmenes y a través de charlas, debates o cuenta cuentos en centros educativos, bibliotecas, casas de cultura, casas de juventud y en todos aquellos espacios que permitan llegar al público objetivo de esta iniciativa.

La segunda parte sobre la que asienta el trabajo de la fundación es el Proyecto Juaniko’s. Sus beneficiarios son jóvenes con dificultades o problemas que, por causas predominantemente familiares, están en situación desventajosa para enfocar y desarrollar su personalidad de manera idónea y beneficiosa para sí mismos y su relación con el entorno, con el consiguiente riesgo de exclusión social. Se les ofrece atención psicológica individual y grupal a través de talleres y terapias dirigidas a mejorar la salud integral de la persona y a la transmisión de valores, habilidades, actitudes positivas y buenos comportamientos. Para lograr estos fines también se organizan actividades dirigidas al aprendizaje y/o perfeccionamiento de las habilidades personales y/o sociales.

El Proyecto Juaniko’s se sustenta sobre cuatro programas. Para la realización de los mismos es imprescindible la colaboración de voluntarios de la propia fundación provenientes de diferentes ámbitos: psicólogos, trabajadores sociales, educadores…

El primero de los cuatro programas que integran el Proyecto Juaniko’s trata de fomentar habilidades y personales y sociales, a través de los cuentos, en los internos del Centro de Reforma San Jorge de Juslibol (Zaragoza). Dirigido a jóvenes de edades comprendidas entre 15 y 23 años que actualmente se encuentran bajo medidas judiciales, se trabaja el desarrollo de su personalidad de manera idónea y beneficiosa para sí mismos y sus relaciones con el entorno, contribuyendo con ello al alejamiento del riesgo de exclusión social.

El segundo es un programa de crecimiento íntegro personal dirigido a jóvenes internas del módulo de respeto del Centro Penitenciario de Zuera. El objetivo es lograr que lleguen a ser personas autónomas, responsables, dignas e íntegras que puedan vivir en el medio social sin dificultad. Además de prepararlas adecuadamente para su integración en la sociedad, se trata de acrecentar el bienestar de estas mujeres de 18 a 30 años, mejorar su autoestima y su calidad de vida, así como su adhesión a modelos y habilidades saludables que favorezcan su reinserción.

El tercer programa está dirigido al fomentando de habilidades educativas, sociales y de bienestar personal de jóvenes tutelados por el Gobierno de Aragón, de entre 7 y 18 años y de diferentes nacionalidades, en situación de riesgo y exclusión social. Se presta desde el año 2012 en la Casa Familiar San Vicente de Paúl de los hermanos franciscanos de la Cruz Blanca en Zaragoza.

El cuarto programa se denomina ‘Aprender español básico y encontrar apoyo psicológico está a tu alcance’ y se imparte en la Casa de las Culturas de Zaragoza. Pretende contribuir a la educación y la promoción de ciudadanos que, por circunstancias desfavorables, están en riesgo de exclusión social. Para ello se les ofrece orientación y atención psicosocial y talleres para que adquieran conocimientos que les permitan ser personas satisfechas consigo mismas y para que puedan estar dispuestas a jugar un papel activo en la sociedad.

 

Para saber más…

C/ La Paz, 10

22281 · La Paúl (Huesca)  ** atienden en Zaragoza

976 688 143 / 618 799 029

info@fundacionjuanrioseras.org

www.fundacionjuanrioseras.org